Siempre me gusta escribir una pequeña reseña/resumen/opinión personal como introducción a una nueva entrevista para Drumroom…pero en esta ocasión, me está costando un montón comenzar. Y es que Edu, independientemente de ser una de las mejores personas de este puto planeta, ha hecho mucho…muchísimo por el Underground en este país. Así es que para mi, no es sólo un buen batera con 20 referencias grabadas y editadas a sus espaldas, sino que ha sido y sigue siendo mucho más que eso.

Underhill Records (su sello discográfico) ha sido uno de los sellos más importantes, eclécticos y con mejores referencias de la música independiente de este país, editando y apoyando a bandas tan brutales y reconocidas como Delorean, Ictus, Moksha, Uziel, Maple o Moho, durante más de dos décadas…

¿Recuerdas cómo y porqué comenzaste a tocar la batería?

Me interesé en la música en gran parte por mi amigo Carlos Leoz. En su casa pasábamos horas escuchando discos y con el tiempo se compró una guitarra eléctrica. Empezó a tocar con otros amigos y yo iba muchas veces a ver los ensayos. Lo que más me llamaba la atención sin duda era la batería… Con 14 años tuve mi primer trabajo de verano y con lo que gané me compré una batería, con la que tocaba en mi casa. Pero como no podía meter ruido, ponía camisetas encima de los parches y platos y tocaba súper suave con escobillas, así que era frustrante. Carlos venía muchas veces a tocar a casa y ahí íbamos haciendo juntos algunas canciones.

Enumera o nombra tu discografía y en qué años han sido grabados los discos-demos. ¿Con qué bandas estás en activo, a día de hoy?

A día de hoy estoy activo con Monte del Oso, cada vez es más difícil sacar tiempo para tocar, y estos son los discos que he grabado:

• Half Foot Outside “demo 1” 1996
• Half Foot Outside “demo 2” 1997
• Half Foot Outside “So Called…” 1997
• Half Foot Outside “Paint Red” 1999
• Sheregano “Field” 1999
• Half Foot Outside “New Ad Ideas” 2001
• Notenough “Brand new time” 2001
• Half Foot Outside “Split” con The Unfinished Sympathy 2001
• Half Foot Outside “It’s being a hot hot summer” 2003
• Half Foot Outside “Perfect from the distance” 2006
• Muy Fellini “Muy Fellini” 2009
• Brian Hunt “I lost my glasses” 2009
• Half Foot Outside “Heavenly” 2009
• Muy Fellini “Split” con Ken Stringfellow 2009
• Muy Fellini “La ciudad de las palmeras” 2011
• Muy Fellini “Split” con Brian Hunt 2012
• Muy Fellini “Fragmentos de una explosión” 2013
• Monte del Oso “Esto tiene que doler” 2015
• Monte del Oso “Existen moscas que se relajan durante el vuelo” 2016
• Monte del Oso “Cosas que salvar de una casa en peligro” 2018

¿Cuáles son tus influencias musicales como batera?

Es difícil nombrar esto, realmente siempre me he considerado un batería que mira por la canción, sin intentar sobresalir lo más mínimo, aunque a veces la canción también lo pueda pedir, claro.

Nunca me he fijado en baterías virtuosos como influencia, aunque lógicamente de gusto escuchar o ver tocar a gente que toca de maravilla. Gente como Mike Musburger, Steve Shelley, Brian Young o Ira Elliott me encantan. Pero también disfruto viendo gente muy diferentes como Eloy Casagrande, que es puro espectáculo o Ventor de Kreator.

¿Qué equipo utilizas a día de hoy?

Me compré una batería Ludwig de 1963 hace casi 17 años que sigo usando a día de hoy y que veo difícil que quiera cambiar. Suena tal y como me gusta que suene una batería y estoy encantado. Actualmente uso platos Zildjian y Sabian pero siempre voy pidiendo platos a amigos para grabar discos y que no suenen todos igual y por ejemplo, últimamente he tirado mucho de Meinl y me encanta lo que he probado.

¿Podrías decirme cuáles son tus discos favoritos? Si la lista es larga, nómbrame y háblame como mucho, de 5!

No me suele gustar lo de las listas de discos favoritos porque seguro que esto cambia mucho depende las épocas, pero sin duda, estos tienen que estar, sin orden y algunos irían cambiando en otro momento.

The Posies “Frosting on the Beater”: No se si es mi disco favorito, pero si es uno de los que más he escuchado nunca desde que salió en 1993. Tiene todo lo que me gusta, mucha fuerza tocando los temas, volumen, intensidad pero a la vez, melodías inigualables, mucho sentimiento, sonido increíble que a día de hoy aguanta muy bien y unas canciones chulísimas.

Metallica “Master of Puppets”: Pasé un verano escuchándolo sin parar por lo menos 10 veces al día durante meses y sigue siendo interesante, lo que se dice un clásico, así que tiene que estar cuando hablo de discos favoritos, ya no tanto por lo que pueda significar a día de hoy si no por lo que supuso en su día.

Kreator “Terrible Certainty”: Me lo compré en cassette 50 años antes de cristo y era de esos discos que se pasaba rapidísimo, sin darte cuenta de que le habías dado la vuelta a la cinta. Y aunque Kreator sigue sacando discos buenísimos y sigo comprándolos tal cual salen, a este le tengo un recuerdo especial, aunque tampoco considere que sea el mejor, ¿por qué elegir si me gustan todos?

Podría seguir nombrando discos concretos pero me resulta difícil e incluso incómodo, siempre me ha gustado escuchar gran variedad de música, y sobre todo, gran cantidad, me encanta todo lo que venga del punk Ramones y sus sucedáneos (Screeching Weasel, Dan Vapid, Riverdales, Masked Intruder, Airbag, etc…), toda la saga Thrash Metal (Testament, Exodus, Sacred Reich, Death Angel, etc…), Punk Rock melódico (Strung Out, The Bombpops, No Use For a Name, Lagwagon, Good Riddance, etc…), por supuesto Indie Rock (Dinosaur Jr., Sonic Youth, Pavement, Weezer, Nada Surf, Fountains of Wayne, Teenage Fanclub, The Lemonheads…) y realmente muchas cosas más, tengo miles de discos y sigo comprando a día de hoy muchos más, así que la música es lo mejor que hay en esta vida.

¿Te consideras un batería de directo, o te sientes más cómodo en un estudio de grabación?

Me considero más de directo ya que me gusta tocar fuerte y de manera enérgica y en un estudio hay que medir más lo que se hace. De hecho, muchas veces no se muestra en la grabación la intención al tocarlo. Hay discos que he tocado fuerte y luego en la grabación la batería se ha quedado un poco atrás, para mi un batería tiene que empujar, se tiene que sentir la presión y a veces parece que no se le oye. Es algo que no entiendo, si ves que toco fuerte, será porque quiero que se me oiga ¿no?

En cambio en directo hay mucho más feeling, se trasmite mucho más con el grupo tocando a todo volumen que en un estudio con cascos, generalmente con la claqueta donde hay que estar muy atento de no cagarla. En el directo, si se van golpes por tocar con fuerza y feeling no pasa nada, al menos a mi nunca me ha importado, así que, aunque disfruto también las grabaciones en estudio, no hay color con los conciertos.

Hace unos 20 años ya, creaste tu propio sello discográfico Underhill Records…con el que editaste más de 40 referencias. ¿Cuál fue la motivación para empezar con el sello y cuál ha sido la causa del cese del mismo? Tienes planes para retomarlo en algún momento? Veo que en las redes, la cosa sigue activa 🙂

Fue en marzo de 1998 cuando surgió Underhill Records. Siempre me ha gustado todo lo que rodea a la música, cuando me compraba un disco siempre miraba que sello lo editaba, quien lo producía, quien era esa voz invitada en una canción, los agradecimientos del disco donde he descubierto infinidad de grupos y artistas, y sobre todo, que tengo claro que un disco no solo se escucha, si no que también se ve y se toca. Por eso no le doy valor al mp3, que si, que es importante escuchar un disco pero le doy el mismo valor a la portada, a los créditos, al formato.

Así que en su día empecé a colaborar en Brutus Discos, que era el sello que nos editó el primer disco de HFO pero veía que me interesaba trabajar otro tipo de bandas y supongo que la inquietud de hacerlo a mi manera. De hecho, creo que el germen fue cuando en el instituto teníamos que crear una empresa para un trabajo de clase y nosotros creamos un sello. Al final, lo de querer es poder no es siempre cierto pero si que esta vez funcionó y apetecía intentarlo.

El DIY era una manera buena para hacer las cosas y es curioso pero a día de hoy cada vez más grupos lo hacen así también. La motivación clara el dar la oportunidad a grupos que nos parecían interesantes y poder mover su música. La queja más clara de los grupos siempre ha sido que la discográfica no les movía lo suficiente, y a su favor diré que el fallo más común de los grupos es dejar toda la responsabilidad en la discográfica. Es un impulso pero el motor principal ha de ser siempre la banda.

Trabajamos durante 11 años editando discos a bandas de “todo el mundo” y haciendo giras, distribuyendo material de otros sellos y grupos, no quiero ni imaginar la de horas que hemos invertido sobre todo pensando que gran parte nos pilló en la era pre-internet. Pero súper contentos porque en su día lo disfrutamos muchísimo, conocimos a mucha gente buenísima y de las malas experiencias, que alguna también tuvimos no nos queremos acordar y fue todo un aprendizaje que a día de hoy nos hace estar orgullosos.

Los motivos de dejarlo fueron claros, vimos que empezaba a no merecer la pena todo el esfuerzo que había metido en el proyecto y decidimos dejarlo cuando el sello estaba en su mejor momento y aún nos apetecía hacerlo, de haberlo dejado más tarde seguramente hoy no lo recordaríamos como un proyecto tan chulo. Mención especial a la gente que nos ayudó distribuyendo discos, a la gente que los compraba y se interesaba y por supuesto, a los que colaboraron como nosotros desinteresadamente como Hans Krüger, Alberto Arteaga y Alfonso Segura como personas principales

¿Qué tal con Monte del Oso? Habéis grabado hace aproximadamente un año. ¿Tenéis planes/objetivos marcados que me puedas contar?

Monte del Oso es mi banda actual y estamos muy contentos porque nos hemos juntado tres personas que vemos la música de la misma manera, seguramente lo más difícil a la hora de buscar gente para una banda. Empezamos todo muy rápido y grabamos un disco por año pero últimamente se nos va complicando un poco la manera de quedar a ensayar y tocar en directo por motivos laborales y familiares. Con trabajos tan absorbentes como los que tenemos, hijos y demás, las horas que se pueden dedicar a la banda son difíciles de encontrar, pero ya tenemos un disco casi preparado para entrar pronto a grabar y seguimos disfrutando cada minuto que pasamos juntos tanto en el local de ensayo como fuera de él, así que esperemos que tengamos Oso para rato.

Cuéntanos un poco…¿A parte de la batera, a qué más te dedicas?

Creo que no puedo sentirme más que orgulloso de poder decir que la vida me ha premiado con una familia estupenda que siempre me ha apoyado en las decisiones que he ido tomando y un trabajo muy bueno, ya que hace ya 10 años que me dedico a la música a tiempo completo y lo mejor de todo, sin haberlo buscado. Siempre hice todo esto por el puro placer de dedicar tiempo a lo que me gusta sin recompensa alguna, pero un día recibí la llamada de mi amigo Alonso para entrar a trabajar a la promotora Last Tour donde aprendí muchísimo y digamos que todos los conocimientos adquiridos de manera más personal cobraron más sentido y fui aprendiendo a hacer las cosas de una manera más “profesional”. Allí estuve unos años hasta que dejé Last Tour y me asocié con Luis en Black Izar Booking & Management (www.blackizar.com) y este vuelve a ser un proyecto de alguna manera más personal donde llevamos las carreras de algunos artistas y bandas.

¿Algo que añadir a esta entrevista?

Un placer poder contestar a estas preguntas, animarte Michel con todos tus proyectos y deseando verte pronto.